Jorge Porcayo

81 artículos
Indice
    Add a header to begin generating the table of contents
    885
    Inicio > Marketing Digital > ¿Qué es el marketing? ¿Por qué está cambiando el mundo de las ventas?

    ¿Qué es el marketing? ¿Por qué está cambiando el mundo de las ventas?

    ¿Qué-es-el-marketing?

    Si aun no tienes claro el concepto de marketing, estás en el lugar indicado. ¿Qué es el marketing? Es una pregunta fundamental, sí lo que quieres es adaptarte al mundo actual.

    Es por eso que en este artículo te hablaremos de las necesidades humanas, cómo han mutado las necesidades humanas, ¿Qué es el marketing? Y ¿Cómo está cambiando el juego?

    ¿Cuáles son las necesidades humanas?

    Para entender el marketing, primero tenemos que rastrear el papel que guarda en las sociedades humanas.

    Los seres humanos somos seres sociales, necesitamos los unos a los otros para poder sobrevivir.

    Tenemos tantas necesidades diferentes, que a diferencia de otras especies nos es imposible resolverlas por nosotros mismos, es por eso que el ser humano históricamente ha dividido socialmente el trabajo.

    Antes de convertirnos en seres sedentarios, los humanos viajaban buscando satisfacer sus necesidades. Obviamente, como ahora las necesidades principales eran la comida, el resguardo y la reproducción.

    ¿Por qué te cuento todo esto? Porque hoy día las necesidades siguen siendo las mimas, pero hay un ingrediente especial que el marketing ha tomado bajo su ala.

    ¿Cómo han mutado las necesidades humanas?

    La explosión del crecimiento en la raza humana comenzó cuando el ser humano se volvió sedentario.

    ¿Por qué el ser humano dejó de tener la necesidad de moverse de un lugar a otro para satisfacer sus necesidades?

    Porque pudo satisfacerlas en un solo lugar con la agricultura.

    Desde este momento, el ser humano pudo tener la posibilidad de garantizar el sustento de su comida en un lugar determinado, por lo que comenzó a asentarse en territorios fértiles y con acceso al agua.

    Con esto era más fácil satisfacer otra necesidad muy importante, la del resguardo. El ser humano podía defender su territorio de otros grupos y de otras especies, además de que podía construir edificaciones para garantizar su resguardo.

    Este aspecto es clave porque surgió la propiedad privada. El ser humano se volvió poseedor de las tierras que cultivaba y también de las casas que construía. Como poseedor, los objetos a los que tenía acceso se fueron incrementando a las herramientas y las mercancías que generaba a partir de sus sobrantes.

    El ser humano se convirtió en un ser de intercambio. Ya no se compartía la presa entre todo el grupo, más bien se almacenaban los excedentes, para tiempos complicados, o por otra razón, para cambiarla por un elemento al que el poseedor no tuviese acceso.

    Por otro lado, la reproducción también comenzó a verse desde el intercambio. Los grupos humanos que se asentaron tenían muy poca variedad genética, lo cuál fue incrementándose con los años. Así que los grupos intercambiaban mujeres por tierras, producción excedente o por esclavos.

    Se que esto hoy en día es más que políticamente incorrecto pero el intercambio de mujeres tuvo un papel fundamental en el desarrollo del ser humano, ya que permitía el intercambio genético, previniendo malformaciones en los bebés. Permitía alianzas entre grupos humanos diferentes y garantizaba la equidad económica a través de intercambio, ya que si una sociedad tenía exceso de recursos, requería mayor población y por tanto más mujeres, y viceversa un grupo humano con pocos recursos requería menos población, menos mujeres, más recursos y más mano de obra.

    Hoy las necesidades básicas siguen siendo las mismas: alimento, resguardo y la reproducción, pero al contrario de épocas pasadas, las solventamos enteramente por el intercambio.

    Necesitamos una casa la compramos o la rentamos (claro que comprar una casa no es tan sencillo como esto), necesitamos cuidar nuestro cuerpo, compramos ropa; necesitamos alimentarnos compramos comida, necesitamos reproducirnos, crecemos en estatus, en belleza física o en pasatiempos para atraer a un ser del sexo opuesto.

    Pero hay otro ingrediente clave para el intercambio. El dinero que obtenemos trabajando.

    ¿Qué es el marketing? Y ¿Cómo el marketing ha cambiado el juego?

    El marketing ha cambiado el juego del intercambio. Ya no buscamos satisfacer una necesidad por el mero hecho de que necesitamos hacerlo para sobrevivir, intercambiamos nuestro dinero por un producto que satisfaga nuestras necesidades, pero que además nos aporte algo extra.

    Ese algo extra es lo que da el marketing.

    Si necesitas ropa, quieres la mejor ropa, la más a la moda o la que utilice tu artista favorito.

    Cuando necesitas un lugar dónde vivir, buscas un espacio que satisfaga tus gustos, pero sobretodo que cumpla con otras necesidades, como que esté cerca de tu trabajo, que el espacio te garantice seguridad y que esté cercano de todos los medios que te permitan mantener tu estilo de vida.

    Si debes reproducirte, o por lo menos tener una pareja sexual, buscas mantenerte en forma, comprar ropa atractiva, mejorar tu aspecto personal y todo esto necesita un intercambio económico. De hecho, la necesidad por ser sexualmente atractivo es uno de los gatillos más disparados por el marketing.

    ¿Ves cómo el marketing ha cambiado el juego?

    Por eso necesitas aprender más sobre el tema, para que puedas adaptarte a los nuevos retos globales.

    Compartir en:
    Hashtag del post

    Sigue leyendo

    ¡La evolución es constante!

    Cargar más articulos